Durante todo el proceso de aprendizaje, son varias las fuentes de las que nos nutrimos, cada cual nos aporta su forma de entender la guitarra. Desde mi experiencia, siempre me he quedado con algo importante de cada profesor por el que he pasado. Algunos me han contando directamente lo que para ellos es importante, y de otros lo he tenido que deducir.

Con esto y con la experiencia propia del proceso de estudiar, formarse y también enseñar, he resumido en 10 puntos, las indicaciones que me hubiera gustado saber cuando empecé a tocar la guitarra.

1. Busca un buen maestro

Ya lo se, parece obvio, pero esto es muy importante porque esos primeros pasos van a encauzar tu formación hacia un sentido u otro, al margen de tus cualidades.

Si dudas en hacer X kilometros porque el profe vive lejos, hazlos. Si dudas en gastarte un poco más de dinero que cuesta aquel profesor tan bueno del que todos hablan, pues invierte, porque es una inversión, ganas, no pierdes.

Si tienes la oportunidad de recibir clases presenciales es lo mejor. Comprueba que tu profesor revise tu mano, se preocupe por ti, te corrija. Confía en él, y evalúa tus progresos, tu mismo has de ver tu evolución.

2. Sé constante

Ser constante es el único camino para crear un hábito, que es lo que necesita la guitarra, y cualquier campo de trabajo en el que queramos progresar. Es un compromiso contigo mismo. El esquema mental que planteo a las personas que he asesorado, es que si has elegido tocar la guitarra porque tanto te gusta, deberás de priorizarla y dedicarle tiempo, incluso un tiempo que te resulte vergonzoso decir que no, no puedes sacarle 15 minutos todos los días?? entonces para que eliges tocar la guitarra?, no te gusta tanto…

Más vale 15 minutos cada día, que atracón el fin de semana.

3. Estudia lento y relajado

Si en algo se ponen de acuerdo todos los grandes maestros, es en que hay que estudiar lento y relajado, pensar en carrera de fondo y el tiempo te traerá la velocidad y el peso en la pulsación. Lo importante es que suene bien. He tenido la oportunidad de observar de cerca a grandes guitarristas como Tomatito, Chicuelo, Riqueni, Daniel Casares…y aunque en los discos o directos saquen un sonido como un cañón, cuando los ves de cerca, acarician las cuerdas, flotan sobre ellas.

4. Estudia con acentos

Si algo destaca en el flamenco es el ritmo, por eso es importante que desde el principio empecemos a familiarizarnos con ritmos, acentos y referencias. Podemos utilizar metrónomo o bases de compás. Tanto escalas como arpegios, estudios, falsetas, todo lo podemos apoyar sobre este fondo. A largo plazo ganaremos en rectitud, precisión y tempo. Incluso trabajar solamente mano derecha haciendo ritmo sobre cualquier base rítmica, nos dará soltura y nos desatascará la muñeca.

5. Hazte amigo de tu pié

Nuestro pié va a ser nuestro metrónomo interno, tenemos que conseguir que el pié nos marque el compás base, para que nos de seguridad y confianza.

Recomiendo trabajarlo desde que se aprende un compás base de cualquier palo. Así como trabajar las palmas antes de coger la guitarra. Aprovecha falsetas sencillas para que el pié no se vaya de los tiempos fuertes, haz un trabajo consciente y lento hasta que se interiorice y tu pié vaya solo.

6. Sé tu propio juez

Normalmente en las clases de guitarra el alumno suele tener una o dos horas a las semana con el profesor. La otra parte del trabajo y la más importante la realiza el alumno en su casa, donde el profesor no lo puede corregir, por eso es importante ser tu propio juez en casa.

Al igual que los bailarines bailan delante de un espejo, nosotros también. De esta forma podemos ver muy claramente si las manos no están en la posición correcta, respecto a las indicaciones de nuestro profesor, además de no destrozarnos el cuello mirando el mástil, también así nos acostumbramos a no mirarlo.

Igualmente es muy útil grabarse a uno mismo, esto nos permite escuchar como si fuera otro el que toca, y empezar a distinguir, lo que está bien y lo que no…voy a ritmo? suena limpio? me acelero? me freno?… Hoy en día con cualquier teléfono podemos hacerlo.

7. Fíjate en otros

Hay muchos estudios realizados, casi siempre en el campo del deporte, que podemos llevar a cabo también en la guitarra.

Fijarse en cómo los grandes guitarristas ponen la mano, no solo cómo la ponen si no observar su movimiento, al cambiar de técnica, su relajación, puede ayudarnos a fijar en nuestra mente cual es la posición correcta. Es interesante observar a guitarristas con manos parecidas a las nuestras.

8. Escucha flamenco!

Parece evidente, pero si estamos aprendiendo a tocar por soleá, es primordial que también estemos escuchando soleá, y más hoy en día que con un clic lo tenemos.

Es como si quiero aprender a bailar sardanas y nunca las he escuchado solo cuando voy a bailar…

Nuestra formación será más completa si indagamos en los estilos que estemos trabajando y escuchamos a los principales referentes de cada estilo, de esta forma tendremos una visión más amplia de la enorme magnitud que tiene el flamenco.

9. Enfoca hacia lo que te gusta

Ya desde un principio podemos dirigir nuestra energía en lo que más nos gusta. Puede ser acompañar al cante, al baile, sacarse obras instrumentales…Está claro que hay un proceso en el que tenemos que aprender las principales técnicas y palos, pero ya en ese camino podemos dirigirnos hacia lo que nos gusta más. Pues si me gusta el baile, tendré que trabajar muy bien los rasgueos, conocer escobillas, dedicarle tiempo al ritmo…

10. Crea y guarda

Todos tenemos algo que decir, y ya desde los primeros acordes, si eres creador(todos lo somos, solo hay que ponerse), crea y guarda. Yo he utilizado frases y motivos que grabé hace muchos años, cuando ni siquiera pensaba en dedicarme a tocar, incluso esos tienen algo especial porque salían directos del alma sin ninguna pretensión de ser grabados.

Por eso no desprecies nada, puedes chequearlo con el tiempo y si no te dice nada pues fuera, pero habrá algo que te seguirá pellizcando y eso será tuyo, creo que musicalmente es de lo más bonito que se puede hacer.

Un saludo.

Paco Costa.

 

 

Entradas recientes